www.susunweed.com

Salud y curación naturales en la Tradición de la Mujer Sabia.
Por Susun Weed.

(Natural Health and Healing in the Wise Woman Tradition)
S. Weed © 2002


La Tradición de la Mujer Sabia es invisible. Sin curanderos, sin enfermedades, sin curas, sin certificados, sin garantías, simplemente existe. No tiene normas, ni respuestas correctas, ni promesa de Vida eterna. La Tradición de la Mujer Sabia es una espiral única, cambiante, como una mujer, que sale de los misterios de la sangre y entra en ellos, la sabiduría de los que tienen vientre, el conocimiento de los que llevan dentro la sangre sabia.

La tradición de la Mujer Sabia honra lo ordinario y evita lo exótico, actúa de forma simple y guía sin complicación, acepta el error, el caos, y el vacío eterno con humor y sin miedo.

La Tradición de la Mujer Sabia sostiene que la salud es flexibilidad y que las desviaciones de lo normal (esto es, los problemas) nos dan la oportunidad de reintegrar las partes de nosotros que desechamos para emerger curados/completos/sagrados. La enfermedad la entiende como una parte integral de la vida y del crecimiento con el curandero, el paciente y la naturaleza como participantes del proceso de curación.

Esta visión contrasta con otras tradiciones curativas. En la tradición científica el doctor es muy visible y el paciente se reduce a la parte del cuerpo o a la enfermedad. En la tradición heroica u holística, el doctor es el que sabe la manera de hacer las cosas y el paciente debe seguir las normas para recuperarse. La mayoría de las llamadas tradiciones alternativas vienen de la tradición heroica, que se centra en el ayuno, la purificación,  limpieza del colon,  reglas estrictas, y el uso de hierbas raras en fórmulas complejas. La curación metafísica se aplica de la misma manera: ve la enfermedad como un error en vez de como un proceso natural y potencialmente constructivo.

La Tradición de la Mujer Sabia nos recuerda que el bienestar y la enfermedad no son polos opuestos. Que son partes del continuo de la vida. Constantemente nos estamos renovando, célula a célula, segundo por segundo, cada minuto de nuestra vida. Los problemas, en su misma naturaleza, pueden facilitarnos la renovación espiritual y simbólica, llevándonos de forma natural a formas de pensarnos y vivirnos más amplias y complejas.

La Tradición de la Mujer Sabia nos anima a trabajar para tener una buena salud en todos los aspectos. Y a recordar que nuestras elecciones en la curación no sólo nos influyen a nosotros, sino a todo el planeta.

 

Primer mes. Esperar. Arctium Lappa.

En la oscuridad ocurre la espera. Bajo tierra las raíces crecen firmes. ¿Te atreves a bajar? ¿A cavar profundo, más y más profundo, hasta cansarte, las uñas rotas, empapada en sudor?

Si lo haces, si perseveras, llegarás a ella. Las puntas de los dedos acariciarán su piel negra fresca y áspera. Honra su poder, pídele ayuda. Oirás su respuestas, verás cómo se da a ti, cómo se deja sacar de la tierra. Con tus manos y agua fría, quítale la tierra suavemente; afila el cuchillo. Corta rodajas finas, para donde la raíz crece más densa y va tomando forma de hoja. Llena un tarro de cristal: primero, de rodajas, después de vinagre de sidra de manzana. Observa su Cambio a lo largo de seis semanas y, justo cuando la luz retorna al solsticio, come y bebe la pócima si quieres para fortalecer el hígado, la vida, los riñones, la estamina, los intestinos, el sistema inmunológico, y la piel.

 

Mes segundo. Sentir. Betula nigra.

¿Quién inventó la creencia de que estamos sucios y debemos limpiarnos para estar sanos? Las mujeres sabias no limpian. Dicen que la vida es una espiral de alimento. Dicen que cada célula nace en perfecta salud/plenitud/sacralidad cuando hay óptimo alimento. En vez de “limpiar” –que puede dañar la imagen de uno mismo- la mujer sabia nutre, y así eleva la autoestima y la salud. Incluso cuando se trata de limpiar la casa, no limpio. Lo que hago es nutrir espacio. ¿Mi aliado?: un preparado de abedul dulce. Rompo un puñado de brotes y los meto en un tarro de un litro. Lo lleno de agua hirviendo y lo cierro bien. A la mañana siguiente tiro (y bebo) el té de sabor a wintergreen y dejo los brotes en el tarro. Echo otro litro de agua hirviendo sobre los mismos brotes. Así hasta trece veces. Después de la tercera o cuarta vez, uso un poco del líquido como cortante de grasa para el horno. El té de abedul se hace más intenso cuanto más usas los brotes.

 

Mes tercero. Emerger. Brotes.

¿Has visto los brotes del jardín? Hazlo este año. Mira con cuidado qué viene a comerse las hojas de semilla tiernas cuando apenas salen, preludiando las hojas verdaderas. ¿Te sorprende que nada se coma los brotes? Hasta los insectos esperan a que las verdaderas hojas empiecen a crecer antes de hacer un festín. La planta es más vulnerable cuando está brotando, así que se protege de fitoquímicos que son carcinogénicos y a veces venenosos. Toma nota de este hecho: evita los brotes (a no ser que estén cocidos, lo que neutraliza los fitoquímicos). ¿Necesitas otra razón para evitar este falso alimento? No crece en la tierra. Tendría sentido para mí tomar brotes si estuviera a bordo de una nave especial camino a Marte, pero mi nave es el planeta Tierra. Así es que para alimentarme mejor, elijo comidas que están firmemente arraigadas en Ella.

 

Mes cuarto. Crecer. Llantén.

El llantén, la planta simple, crece invisible bajo los pies en parques, campos de fútbol, carriles, céspedes, incluso caminos a través de bosques abiertos en las regiones templadas de la Tierra. Ella te espera acostada, espera que reconozcas sus virtudes y te hagas su amiga. Todas las partes son útiles: especialmente las semillas, las raíces y las hojas. Las hojas son conocidas por su habilidad de aliviar picaduras, picores, esguinces, piel irritada (incluido el eczema). Yo uso las hojas frescas, las mastico rápido y las aplico directamente. Los niños la llaman “la planta tirita”. Los alérgicos a las abejas y avispas juran que si aplican a tiempo las hojas del llantén se salvan de las adversas reacciones a las picaduras. Para el invierno hago un ungüento echando aceite de oliva a temperatura ambiente en un tarro con hojas de llantén troceadas finamente; lo dejo reposar durante seis semanas (fuera del sol); lo escurro y mezclo el aceite con cera. Es excelente para suavizar irritaciones de pañales, labios resecos, moratones y, has acertado, picaduras.

 

 

Quinto mes. Perdurar. Symphytum.

¿Es una bruja mala o una compasiva curandera (de huesos, tendones, ligamentos, pulmones, garganta, vagina, intestinos y piel)?. Como las mujeres a las que se le ha asociado, la consuelda tiene una  reputación dudosa. Yo uso muchas hojas de consuelda, hago de ellas una fuerte infusión (pongo una onza de hierba seca en un tarro de un litro, echo agua hirviendo hasta el borde, lo tapo bien y lo dejo reposar toda la noche); pero rara vez uso raíz de consuelda- por la simple razón de que la consuelda colonizaría todo el jardín al molestarle las raíces). Los agentes curativos de la consuelda se concentran en el peciolo, el tallo de la hoja y el tallo de la flor. Las flores de la consuelda cultivada son estériles, así es que la colecto cuando está en flor, corto los tallos de la hoja y la flor a ras del suelo y las cuelgo por separado en un espacio oscuro y bien ventilado para que se sequen. Escribo esto en invierno, en los Catskills, con una taza caliente de consuelda junto al codo, avivada con una pizca de menta. ¡Ah, consoladora consuelda, bruja astuta, cómo te adoro!

 

Sexto mes. Florecer. Hibiscus.

Una de mis prácticas diarias favoritas es buscar y comer algún alimento silvestre, no importa dónde esté, si en la ciudad o en el campo, en casa o lejos de casa. Quiero alimentar lo que es silvestre y natural, real y terreno en mí. A veces tengo que recurrir a algas marinas silvestres secas, pero casi siempre puedo encontrar plantas frescas silvestres. Si tengo suerte, alcanzo a comer flores. En las regiones tropicales, el hibisco ofrece sus coloridas flores en abundancia. En casa, las plantas silvestres malváceas más cercanas a ellas tienen flores mucho más pequeñas, pero son igual de deliciosas, y también la malvarrosa, con sus grandes, sabrosas, magníficas flores, y la tardía rosa de Sharon, el hibisco del Norte. ¡Qué libertinas son estas flores, sacando la lengua, rezumando néctar, fragantes, brillantes de polvo de hadas! ¡Qué buenas curanderas son también (y las hojas) con su habilidad de suavizar y calmar y sus generosas cantidades de antioxidantes (vitaminas C, A, y minerales raros).

 

Séptimo mes. Concebir. Tillia.

La tila es uno de los remedios favoritos en el mundo entero para fortalecer el sistema inmunológico y prevenir/tratar resfriados y gripe. A los niños les gusta su delicado sabor a flor, y a los adultos parece sacarles siempre una sonrisa. En la esquina de mi casa se alza un tilo desde el estanque. Sus ramas caen al tejado, ayudándonos a liberar sus nudos de flores en nuestras cestas. Una vez hubo costumbre en Francia de dejar salir a los niños del colegio cuando el tilo florecía para que con sus cuerpos ágiles pudieran colectar las flores curativas del zumbante árbol. (Su néctar es tan dulce que todas las abejas quieren comerlo, y acuden al árbol en tal multitud que un tilo en flor de verdad zumba).

 

Octavo mes. Madurar. Avena.

El cultivo del grano es uno de los más grandes misterios de las mujeres; y la avena es uno de los granos cultivados más antiguos. Escúchanos, Deméter, tú a quien llaman Diosa Madre. La semilla de avena se siembra, y pronto una alfombra de brotes de avena cubre los campos. Oh, hierba de avena, que alivias los espíritus y los nervios crispados, escucha nuestra oración, confórtanos. Crece firme, el tallo anhela llegar al cielo, llevar la flor de avena a los fértiles vientos. Cuando es polinizada, vuelve a la gravedad, pendiendo un racimo de semillas de avena, alimento para nosotros. Oh, Ceres, la de la abundancia, madura de leche, es de tu cuerpo de donde nos alimentamos, de lo que nos nutrimos. Te ofrecemos nuestro flujo de sangre, nuestros vientres ondulantes y sensuales, la ondulación de nuestro paso que imita el tuyo. Tú que eres bella en todas las edades, ayúdanos a recordar que nuestra belleza también cambia con la estación.

 

Noveno mes. Esparcir. Daucus carota.

Las hierbas más comunes esconden habilidades de curación poco comunes bajo su carácter agreste. Bella cuando el sol calienta sus delicadas flores, el resto del año el lazo de la reina Ana no ofrece mucho a la vista. En el otoño, cuando las semillas están del todo maduras, pero aún no marrones, las colectamos para usarlas como anticonceptivo. Familiar del eneldo, el comino, el hinojo y el anís –todas las plantas aromáticas cuyas semillas tanto usamos - y de la común zanahoria, la chirivía, el perejil y el apio, el lazo de la reina Ana afirma ser una de las plantas más famosas de la antigüedad:  incluso aparecía en una moneda. ¿Por qué? ¡Era un anticonceptivo muy eficaz! Para usarla: toma una cucharada de té llena al día, mézclala con comida, pero no la cocines, por todo el tiempo que quieras estar sin niños.

 

Décimo mes. Retirarse. Ulmus fulva.

El olmo resbaladizo es un árbol grácil que crece cerca de las corrientes de agua y en las áreas húmedas del nordeste de América (de Quebec a Florida y el oeste de Dakota y Texas). Este árbol me ha intrigado desde que lo conozco. La corteza interna es una excelente fuente de nutrientes y un remedio universal contra el envenenamiento (incluso el envenenamiento por bacterias). Siempre que hay síntomas de problemas gastrointestinales, pienso lo primero en el olmo resbaladizo. Los colectores cuidadosos toman sólo las ramas; la corteza del tronco no se usa. Después de secarla se hace polvo y se mezcla con polvo y miel antes de dársela (en cantidades pequeñas, o en un biberón si hace falta) a la persona (o animal) que lo necesite. La corteza de olmo resbaladiza rápidamente para la diarrea violenta y frena hasta el vómito convulsivo. Nutre el tracto intestinal y le devuelve la vida.

 

Undécimo mes. Descansar. Taraxacum.

Parece siempre sorprenderles a las mujeres que prefiera las hojas de diente de león del otoño. ¿Qué tienen las noches frías que extraen la dulzura de sus hojas? ¿Será que lo amargo se va a la raíz? ¿Que las hojas guardan dulzura para las flores que saldrán después? Sea lo que sea, creo que las hojas saben mejor las semanas justo antes y justo después de las primeras heladas del otoño. Escondido durante el verano bajo las plantas más grandes, el diente de león vuelve a la luz del sol cuando las noches se enfrían y se alargan. Cocido o troceado en ensaladas, las hojas proporcionan increíbles cantidades de carotenos (vitamina A), minerales y nutrientes fortalecedores del sistema inmunológico. Yo lo veo como un tónico para el otoño. Y al comerlo me imagino mis propias raíces almacenando alimento para los fríos meses venideros.

 

Duodécimo mes. Soñar. Papaver.

Las amapolas rojas florecen tras los párpados cerrados. Los pétalos escarlata caen despacio, perezosos, fáciles, a la vez que revelan su misterio: una caja coronada de semillas. Las amapolas escarlatas se abren, nos atraen. Traquetean, traquetean, traquetean, se acercan…traquetean. Su traqueteo es un zángano, un tambor, es el ritmo de la paz, es el sonido del mar, de la tierra, de la paz perfecta. Traquetean, traquetean, traquetean, las semillas de las amapolas rojas al dispersarse. Dispersando tus pensamientos al viento. Al viento que sientes tan bueno, tan bueno en tus ojos cerrados, tan cálido, reconfortante, tan lleno de paz. Amapolas escarlatas de sangre gotean con ritmo de tu vientre, un ritmo tan bueno, tan cálido, tan confortante, tan lleno de paz. Un palpitar de sangre, de amapolas, de sueños. Sueños escarlatas, sueño profundo, profundo adentro, donde los pétalos caen revelando el misterio de su corona. Tú eres la diosa, eres la amapola, eres el sueño.

 

 Traducción de Carmen Valenzuela-Cervantes
* Contact Carmen

 

English Version



other Susun Weed Articles translated into Spanish

Traducción de Carmen Valenzuela-Cervantes

 


La medicina de la gente: hierbas para brujas
People's Medicine: Herbs for Hags

Hierbas para el dolor de estómago,
úlceras y acidez de estómago.
Herbs for Those with Stomach Aches, Ulcers, and Heartburn

Salud y curación naturales en la Tradición de la Mujer Sabia.
Natural Health and Healing in the Wise Woman Tradition

Problemas digestivos.
Digestive distress

Para fortalecer los huesos.
Building Better Bones

Turbulencias de ánimo.
Emotional Uproar

El dolor de cabeza/migraña.
Headaches/Migraines

La familia de las Asteráceas
The Asteracea family

Las tres tradiciones de la curación
The three traditions of healing

Aventuras herbarias en Provenza.La granilla (Phytolacca americana)
Herbal adventures in Provence- Poke

Siete medicinas
Seven medicines

Los años de la menopausia, a la manera de la mujer sabia
Menopausal Years the Wise Woman Way

Síndrome de ovarios poliquísticos
Syndrome of ovaries poliqu ísticos

EL PINO BLANCO (Pinus strobus) GRAN ÁRBOL DE PAZ
White Pine - GREAT TREE OF PEACE

Curar sabiamente...Resfriados fríos y resfriados calientes
Hot colds and cold colds

Logra la calma instantánea – a la manera de la mujer sabia
Achieve Instant Calm - The Wise Woman Way

Energía y estamina a la manera de la mujer sabia
Energy and stamina -The Wise Woman Way

La tradición de la Mujer Sabia es una espiral
The Wise Woman Tradition is a Spiral

Mi estilo de vida anti-cáncer
My Anti-Cancer Lifestyle

Ocho pasos para la mujer que baila con cáncer
Eight Steps for A Woman Dancing With Cancer

Las mamografías no sirven para detectar el cáncer
Mammograms are inaccurate

Los seis pasos de la curación
The Six Steps of Healing

Remedios de hierbas y caseros
para prevenir la pérdida de la memoria

Herbal and Home Remedies That Prevent Memory Loss


Breast Cancer? Breast Health!
The Wise Woman Way

by Susun S. Weed
Foreword by Christiane Northrup, MD
380 pages, index, profusely illustrated.
Foods, exercises, and attitudes to keep your breasts healthy. Supportive complimentary medicines to ease side-effects of surgery, radiation, chemotherapy, or tamoxifen.
Retails for $21.95

Read a Review

Read some excerpts:
Mammograms - Who Needs Them? from Breast Cancer? Breast Health!
Using Herbs Safely from Breast Cancer? Breast Health!
My Anti-Cancer Lifestyle from Breast Cancer? Breast Health!

 

Order BREAST CANCER? BREAST HEALTH! in our Bookshop

What a gift to women of all ages! This book helped me overcome my fear of what I might discover during self-examination. I am so grateful that this book came my way and I am healthier in mind, body, and spirit thanks to Ms. Weed's wise words! If I could, I would give a copy of this book to every woman in the world!


You're invited to visit wisewomanweb.com to learn how to join our forum, ezine, weblogs, and email groups...

Or, Join our mailing list and get email notification of updates plus links to our great monthly exciting newsletter - Weed Wanderings with Susun Weed


© Susun Weed & the Wisewoman Bookshop

This website is sponsored by:

visit our Bookshop

www.susunweed.com